EL SUEÑO

27.12.2012 00:00

 

Escasa es la fortuna

de los ojos cerrados,

dormidos amores sin cuna

en tus brazos soñados.

 

Sólo yo tengo la suerte

de sentirte despierto,

de amarte y de verte

con los ojos abiertos.

 

Sólo yo contigo disfruto

las nocturnas estrellas,

soles de los días el fruto,

auroras blancas y bellas.

 

Sólo yo contigo navego,

consciente letargo,

y a Dios eterno ruego

los cielos en barco.

 

Sólo yo contigo invento

nanas melodías,

anocheceres a cientos

en radiantes mediodías.

 

Sólo yo contigo voy

por el mundo en pijama:

ayer, siempre y hoy,

tu amor es mi cama.

 

Escasa es la fortuna

de los ojos cerrados,

dormidos amores sin cuna

en tus brazos soñados.

 

Sólo yo tengo la suerte

de sentirte despierto,

de amarte y de verte

con los ojos abiertos.