MECÁNICO DE AMORES

21.10.2012 00:00

 

El destino averió su coche

en la cuneta de mi vida

reparando así mi noche,

extraviada ruta perdida.

 

Supliqué mi ayuda enamorada.

«¿Entiende, caballero, de motores?»

«¿Entiende acaso, bella dama,

el corazón de amores?»

 

«¿Por qué no gira el volante?»

«Porque teme sentir lejanos,

siguiendo adelante,

los besos de sus manos.»

 

«¿Por qué gotea el radiador?»

«Porque, triste, lamenta

enfriar el sublime calor

que su corazón alimenta.»

 

«¿Por qué no alumbran las luces?»

«Porque imitan al sol los enojos

cuando ciega las nubes

por envidiar a sus ojos.»

 

«¿Por qué no sirven los frenos?»

«Porque arden, impotentes,

abrasados de celos,

clavando sus dientes.»

 

«Gentil caballero,

¿es trovador de motores?»

«Bella dama,

soy mecánico de amores.»

 

El destino averió su coche

en la cuneta de mi vida,

reparando así mi noche,

extraviada ruta perdida.

 

 

 

www.123rf.com